Para hablar de la historia del Colegio Oficial de Pesadores y Medidores Públicos de Barcelona , tenemos que parar y mirar hacia atrás a los tiempos pasados para darnos cuenta hasta hoy de la importancia de esta entidad en todo su aspecto histórico. Les invitamos a viajar al pasado, un viaje que no se les hará indiferente.

Sean nuestras primeras palabras para expresar el más profundo recuerdo y agradecimiento a todos nuestros antepasados, que generación tras generación hasta nuestros días, fueron acumulando documentos y antecedentes, constituyendo todo ello el actual archivo de nuestro Colegio y que a pesar de las mil y una vicisitud, traslados, guerras civiles, e invasiones extranjeras, que tanto se produjeron , con su sitios y bombardeos correspondientes, ello no obstante han podido los antiguos Pesadores Reales legarnos parte de este caudal, junto con documentos y pergaminos que datan de 1221 y 1574, documentos fehacientes de su remota constitución social.

D.Antonio de Campmany y de Montpalau, grandísimo historiador de las cosas de nuestra tierra, y en sus obras titulada “Antigüedades de Barcelona” publicada en el año 1975 dice: “ LA ANTIGÜEDAD DE LOS OFICIOS CORPORATIVOS DE BARCELONA SERÁ UN PUNTO IMPOSIBLE DE DETERMINAR, NO SE HA ENCONTRADO HASTA LA FECHA NINGUNA MEMORIA QUE NOS ILUMINE Y NOS GUÍE PARA ENCONTRAR LA EPOCA FIJA DE LA INSTITUCIÓN DE LOS GREMIOS, SE CREE QUE FUE EN LOS TIEMPOS DE JAIME I HIJO DE DON PEDRO EL CATÓLICO, QUE NACIÓ EN EL AÑO 1208 Y CORONADO CON 16 AÑOS APELLIDADO – EL CONQUISTADOR-“

De antiguos tiempos data la popularidad de Barcelona, como población mercantil e industrial. Por este motivo aparece desde tiempos remotos el desarrollo de un número de oficios que se efectuaba por personal especializado y se agrupaban formando Cofradías o Gremios del ramo.

Por antiguas señales de tráfico comercial barcelonesas, nos consta existir en el siglo IX exacciones fiscales en transacciones operadas en negocios marítimos y terrestres, y cuya recaudación se hacía a favor de la Hacienda Real.

En el siglo X, se registra el establecimiento de concentraciones periódicas de relaciones entre el productor agrícola y la población artesana, perfilándose el Mercado o la Feria.

Al efectuarse la oferta y la demanda forzosamente tenía que mediar la cantidad de género en función de unos sistemas de medidas para líquidos y sólidos. Para ello sabemos de la existencia en Barcelona de un gremio de “Pesadors i Mesuradors”. En la época Romana ya existían unos funcionarios que pesaban y medían. Cabe suponer que el personal especializado de gremio fue instruido por estos desde tiempos de la Reconquista.

Durante los reinados de los monarcas Alfonso I y Pedro I, el comercio barcelonés se desarrolló de una manera creciente llegando a un verdadero apogeo en los siglos XIII y XIV. hasta llegar a su máximo esplendor con Jaime I el Conquistador. Este fundó el llamado “DERECHO DE COPS”, un impuesto o tributo que había que pagar al rey por todo el trigo que se vendía en su reinado.

Tal era la diversidad de volumen de medidas que se usaban en aquella época, lo que daba lugar a continuos engaños, lo que obligó al rey a unificarlas, cosa nada fácil, creando la única medida Real, así como un organismo de control y depositario de la unidad patrón COPS.

COPS era una medida que se cree con fundamento que nace desde los tiempos romanos y saca su nomenclatura de Mesura Rumentaria minitior vox paritar formata a cupa.

Nuestros soberanos tal vez sin proponérselo fueron precursores, de anticiparse a lo que a finales del siglo XIX, intentaron realizar la mayoría de las naciones con la instauración mundial del Sistema Métrico Decimal.

Para llevar a cabo esta función fiscalizadora, el personal encargado de la misma se denominó “Medidors de les places Reials de Barcelona” los antiguos “ Pesadors i Mesuradors”.

El nombramiento de los individuos era Real, sin cuyo requisito no podía usar de dicha profesión, y el pesador y medidor actuante era un fedatario de la exactitud de control de la operación y por lo tanto de las partidas sujetas a liquidación de los impuestos correspondientes.

Este Real derecho pasó en 1490 a poder de los Reyes Católicos.

En 28 de Octubre de 1530 su Majestad el Rey Carlos I de España y V de Alemania modificó el reglamento para su mejor administración y cobro. Para remidir los abusos con que se manejaba la administración del Real Derecho y provocando de nuevo desórdenes y quejas entre la población por los fuertes impuestos que se reclamaban.

A dicho efecto se nombró un administrador tesorero llamado en funciones BAYLE, también se nombra un SOTA –COPERO, UN PORTERO Y cierto número de MEDIDORES, siendo todos ellos Oficiales Reales y en cuanto a estos últimos o sea a los Medidores eran a ejemplo de los “ MENSORES FRUMENTARIUS”

Con motivo de la abolición de los fueros de Cataluña por el rey Felipe V, pasaron las atribuciones de los Bayles Generales a una nueva figura llamada INTENDENTE, y quien seguía haciendo el control de peso eran también los Medidores.

En un documento de 10 de Septiembre del año 1574 los Medidores pasan a denominarse “Compañía” y sus dirigentes “Prohoms”. Existen verdaderas lagunas en cuanto a la desaparición de documentos, que por diversos avatares ha sufrido el archivo a lo largo de los años y vicisitudes de la corporación. Sin embargo, por varios documentación conservada, se desprende que tuvo otro titular bien arraigado el de “Germandat” que alcanza así el siglo XIX, si bien con menos vitalidad y acentuándose débiles facultades, debido a los momentos políticos y económicos del país.

En el Periodo de Isabel II se sucedieron una serie de acontecimientos políticos importantes en España. Después de cambio de régimen, por los sucesos de septiembre de 1868 y traspasadas al Gobierno de la Nación las facultades que antes eran otorgadas por los monarcas, el Gobierno empezó a otorgar nombramientos de Pesadores y Medidores por temas políticos.

Ante aquella nueva modalidad, la Hermandad de Pesadores y Medidores de Barcelona por la inmoralidad y aptitud de los nombrados, los pesadores hicieron llegar la protestas al Gobierno. El Gobierno desestimó la protesta, pero tenaces en sus derechos, acordaron formar una nueva asociación, con una nueva variante en el titular, tomando la denominación de “ Hermandad de Pesadores y Medidores del Comercio de Bacelona” y así este organismo dejó su Oficialidad, pero sin dejar de continuar ejerciendo su profesión al servicio y satisfacción de navieros, comerciantes e industria de la ciudad Condal ya que gozaban de un gran prestigio.

A comienzos del presente siglo los agremiados desplegaron activas gestiones, para recobrar la oficialidad tal como habían gozado hasta el año 1870.

La Hermandad el 15 de Enero de 1903 recibió un comunicado del Ministerio de Comercio e Industria que fuese reconocido su Oficialidad por el Ministro Rafael Gasset del Ministro de Gobernación presidido por Francisco Silvela, sometió a la firma Real, la Orden por el cual concedía los siguientes derechos:….. de expedir certificados de las operaciones que practica de que tales certificaciones se les reconozca fe y valor ante toda clase de tribunales, Autoridades y Oficinas Públicas;en el pesaje, control y medición.

De acuerdo con esta Real Orden la Hermandad pasó a nombrase “Colegio Oficial de Pesadores y Medidores Públicos de Barcelona” y su dependencia por el Ministerio de Comercio. En 1936 la guerra Civil Española no deja indiferente a esta entidad que tiene que paralizar su actividad de control de mercancías en el Puerto de Barcelona por la escasez de material y por los continuos bombardeos de la aviación nacional en el puerto. Uno de estos bombardeos indiscriminados provoca un incendio en una de las dependencias del Colegio provocando la pérdida de documentos valiosisimos de la historia de esta entidad pero sin lamentar victimas mortales. Con el final de la guerra y el nuevo panorama político e institucional, pasó más tarde a depender exclusivamente del Ministerio de Economía.

Desde hoy el Colegio Oficial de Pesadores y Medidores Públicos de Barcelona colabora con Organismos Oficiales; Ministerio de Agricultura, Departamento de Industria de la de Industria del Gobierno Balear.

Nuestra entidad ante los nuevos cambios en la industria, potencia un nuevo sector emergente que es el sector de las calibraciones en áreas de Masa y Temperatura y Humedad.

1980 es acreditado por el S.C.I (máximo Organismo en la acreditación en España de Laboratorios de Calibración).

1984 A todos los laboratorios que pertenecían al S.C.I. se les agrupa en un nuevo organismo de naturaleza y proyección más internacional llamado R.E.L.E.

1988 La Generalitat de Cataluña nos acredita como Organismo de Verificación Periódica de instrumentos de pesaje no automático (IP02)

1989 finalmente R.E.L.E. pasa a denominarse E.N.A.C. (Entidad Nacional de Acreditación), agrupa los mejores laboratorios en España en las diferentes áreas. El Colegio con nº43/LC057-I se acredita en el Área de Masa.

1991 Se acredita por Bruselas como Organismo Notificado CE de balanzas de Clase II,III,IIII. Con el número identificativo (0667).

1995 Se acredita como Entidad de Verificación Periódica del Gobierno Balear de instrumentos de pesaje no automático (15 OVM).

El Colegio actual dispone de un museo de piezas únicas de Metrologia recopiladas durante décadas, es nuestra historia y nuestro afán de conservarla. Actualmente solo dos organismos disponen de un museo que recopila este tipo de piezas únicas de medida en el ámbito estatal, C.E.M (Centro Español de Metrologia) en Madrid y El Colegio Oficial de Pesadores de Barcelona.

En Europa se encuentran otros Colegios Oficiales como el de París, fundadó el 23 de Septiembre de 1692, el de Copenhague en 5 de mayo 1683, el de Amsterdam 18 de Marzo de 1857, y el de Hamburgo en 16 de Diciembre de 1882, pero en sus similares no existe ninguna corporación decana de la existencia en el año 1221 como el Colegio Oficial de Pesadores y Medidores Públicos de Bacelona.


© C.O.P.M.P.B. - Pas de Sota Muralla s/n - 08003 Barcelona - Tel. 93 319 70 00 - http://www.copb.com - info@copb.com